Qué mundo se está construyendo a futuro? Enviado por bquaglio

Indice
1. Los tres paradigmas actuales
2. Actividades de la academia sudamericana de estudios geopolíticos e internacionales. (geosur)

1. Los tres paradigmas actuales

* Francis Fukuyama
* Samuel P. Huntington
* Panoyotis Kondylis
La "paz eterna" de I. Kant
Considero que la sociedad mundial se debe un diálogo amplio y sincero. El problema de la anomia en que vive, puede llevarla a transitar un largo y salvaje desorden si se produce el fracaso de los grandes dogmas de la democracia de masas, lo que haría que este siglo XXI quede en la historia de la humanidad con las mismas características del anterior que, al decir del papa Juan Pablo II, fue "el más sangriento de toda la historia cristiana".
Nos enfrentamos a tres paradigmas históricos, al cual más pesimista. El primero está contenido en el argumento central del yanqui-nipón Francis Fukuyama, analista de la Rand Corporation, que considera que con la caída del socialismo real, la sociedad mundial ha entrado a una nueva era en que la victoria de la democracia liberal y del capitalismo son irreversibles. Estados Unidos se le presenta como el único protagonista a escala mundial de una post-historia de un mundo unicultural y monohegemónico que el mismo Fukuyama reconoce "con un futuro que no tiene futuro".
El segundo paradigma pertenece al Director del "John M. Olin Institute for Strategic Studies" de la universidad de Harvard -Samuel P. Huntington- que siguiendo las huellas de Oswald Spengler considera que serán las ocho civilizaciones que juzga primarias las que se enfrentarán en una batalla final. Para Huntington, ellas actualmente se sostienen como las gigantescas "placas tectónicas", pero que cuando comiencen a chocar con intensa fuerza creciente, modelarán los nuevos tiempos.
Panajotis Kondylis -griego-germano- doctorado en la universidad de Heidelberg con su tesis "La tríada Hölderlin-Schelling-Hegel" intelectualmente se expresa entre la teoría y la praxis, procurando siempre presentarse como un hombre concreto que vive en una situación histórica dada, evitando considerar al ser humano como una entidad abstracta.
"Por primera vez en la historia, se constituye una sociedad mundial verdadera que, aunque marcada por desigualdades y disimilitudes importantes en el terreno de los hechos, reconoce a sus miembros los mismos derechos y la igualdad por
principio. Tal igualdad no se ve realizada ni material ni universalmente, ni en el interior de la democracia de masas ni en la sociedad mundial, pero se garantiza y, sin cesar, se le hace propaganda por las vías del derecho de los pueblos y de las declaraciones de intenciones".
Para Armin Moler -creador de la "revolución conservadora"- considera a Kondylis como el anti-Fukuyama, destacando que el filósofo griego-germano considera que "lo único que ha hecho la caída del muro ha sido suprimir una incongruencia histórica". Profundizando la lectura del pensamiento trascripto anteriormente, se puede comprobar el escepticismo de Kondylis cuando se refiere a una sociedad mundial verdadera", pues para él, la "verdad" -en esta oportunidad- es sinónimo de "falsificación". Igual sucede cuando juega con la oposición "desigualdades y disimilitudes" lo que permite deducir que contrariamente a Fukuyama, él no está convencido del advenimiento del "Estado mundial homogéneo".
Finalmente, Kondylis resume su posición con esta simple manifestación: "Tras la guerra fría, el paisaje político ya no estará dominado por dos bastiones que se hacen frente, sino que se parecerá más bien a un pupitre electrónico donde se encienden y se apagan sin cesar pequeñas bombillas rojas apretadas las unas contra las otras"; considerando la posibilidad que el conflicto de los "pequeños" y los "grandes" podría perfectamente volverse contra estos últimos. ¿Será el caso del necesario contrapunto entre el pensamiento del Foro Social Mundial y el Foro Económico Mundial?.
Sin lugar a dudas que una evaluación histórica del siglo XX presenta graves contradicciones. Junto al indudable progreso que la humanidad logró en diversas áreas, la civilización mundial tuvo quiebres muy duros: dos guerras mundiales, conflicto de alto alcance como Vietnam, inestabilidad en la península balcánica y en Oriente Cercano; el pasaje del mundo bipolar a actual unipolar. El profesor Dr. Jürgen Kocka cita al israelí Dan Diner, que en 1999 ofreció este razonamiento: "En la construcción de la historia tienen lugar -nuevamente- movimientos tectónicos que desplazan de su lugar continuidades válidas hasta ese momento. Las contingencias se acumulan, el tiempo se reestructura y se modifica el perfil de una época. Como un bloque errático, el periodo de la "guerra fría" se escapa de los modelos anteriores y posteriores y posteriores, neutralizando certezas. Su valor como experiencia se disipa. Es una época que agoniza".
Introduzco una interrogante: en el siglo XXI ¿será posible concretar la "paz eterna" entre los Estados democráticos? el sueño de Immanuel Kant hace doscientos años?. Una respuesta proviene del profesor Hanns W. Maull, quien considera que para la conformación del futuro orden mundial, la política seguirá dependiendo en gran medida del Estado nacional, que seguirá siendo el eje del quehacer político, aunque algunas estructuras estatales actualmente están cambiando o desapareciendo.
Al respecto, considero que el futuro se presentará más favorable siempre que, como se indicara en el "Diálogo global" realizado hace dos años en Hannover, se logren alcanzar cuatro metas fundamentales, todas de la misma importancia: desarrollo sostenible y ecológico, capacidad de competencia económica, justicia social y, democracia amparada por el Estado de Derecho.
Como hace cuarenta años atrás, la Rand Corporation presentaba un estudio científico del futuro previendo una serie de innovaciones para la segunda mitad del siglo XX, los estudios Delphi son, actualmente, los géneros más difundidos de la investigación del futuro, proporcionando a través de los sondeos de opinión entre numerosos expertos, los parámetros esenciales para prever y, por tanto discutir las tendencias que incidirán en el futuro.
Me adhiero al optimismo de Carl Schmitt: "El nuevo nomos de nuestro planeta crece irresistiblemente. Muchos no ven ahí más que muerte y destrucción. Algunos creen vivir el fin del mundo. En realidad, lo que estamos viviendo es el fin de una relación hecha ya antigua. El viejo nomos entra en decadencia y con él todo un sistema de medidas, de conceptos y hábitos adquiridos. Pero lo que viene no tiene por qué ser pura desmesura, ni una nada enemiga de todo nomos. Pueden emerger justas medidas y pueden tomar forma proporciones razonables, incluso en medio del combate cruel entre las antiguas y las nuevas fuerzas."
Con la caída del muro de Berlín y consecuentemente el fracaso del socialismo real, el mundo internacional pasó de un sistema bipolar, mantenido rígidamente durante el largo período de la "guerra fría", a un supuesto "nuevo orden mundial" , -en buen romance, hegemónico- al estar dirigido económica, militar y tecnológicamente por una sola potencia, íntimamente relacionada con el gran poder financiero planetario.
El gran tema del siglo XXI es cómo se restablecerá un cierto equilibrio de poder, como el que tenía el viejo sistema, que, en alguna forma mantuvo a las principales potencias con protagonismo en sus respectivas áreas de influencia. Actualmente el sistema internacional ha modificado sus coordenadas. Nuevos vínculos entre el Este y el Oeste surgen y se desarrollan. Se avanza hacia un sistema nuevo.
Halford Mackinder elaboró la teoría del "heartland", definiendo a Asia Central como la región pivote del mundo y a Europa Oriental como la puerta para dominar esa región. El diseño ampliado de la OTAN obedece a la lógica mackinderiana, ¿ Rusia acorralada, Estados Unidos controlando los Estado-tapón de Europa Oriental, Alemania rehén del "síndrome de Estocolmo", Oriente Cercano convulsionado, China en despegue, no procurarán definir una sinergia eurasiática?.

2. Actividades de la academia sudamericana de estudios geopolíticos e internacionales. (geosur)

GEOSUR desde setiembre de 1979, publica, permanentemente, trabajos de destacados autores que se preocupan, académicamente, por el desarrollo de los asuntos internacionales en todas sus diversas áreas, aunque con mayor énfasis en lo relacionado con la conducción geopolítica y geoeconómica, tanto en los escenarios regionales como mundiales.
Presentando un breve recuento de autores y títulos, publicados recientemente, destacamos en el Nº 247/248 (diciembre 2000) , las reflexiones que desde España hiciera el Prof, Rafael Caldrich Cervera, al analizar el esquema que tituló: "Del nuevo al viejo entorno estratégico" ; trabajo seguido por el enviado desde Italia por el Dr. Roberto Nocella -adelantándose a acontecimientos que presentan preocupante actualidad: "Las armas nucleares y el conflicto de Cachemira".
El Nº 249/250, reunió varios trabajos referidos a la geopolítica oceánica: el uruguayo Gustavo Roux analizó "El Atlántico Sur de cara al siglo XXI"; el Prof. Wolfgan Friedmann, "El futuro de los océanos, elección a la que nos enfrentamos"; en tanto el Ate. brasileño Hernani Goulart encaró: "El poder marítimo como proyección del poder nacional. ".
Relacionado con América Latina, el Dr. José C. Brandi Aleixo, en el Nº 251/252 ofreció un documentado análisis respecto a: "Nuevos paradigmas de la integración latinoamericana", que sirvió como preámbulo a la publicación que GEOSUR Nº 259/260 hiciera de las cuatro conferencias ofrecidas por el Senador Juan A. Singer, Dr. Enrique J. Méndez, Lic. Alejandro L. Martínez y quien escribe este breve racconto en el auditorio del Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay sobre el tema: "América Latina: ¿integración? ¿dependencia?" Desde Italia, nuevamente, el Dr. Roberto Nocella envió su análisis respecto a: "La política exterior de Estados Unidos: aislacionismo, neutralidad, intervención".
El tema internacional comenzó a preocupar, con mayor profundidad a GEOSUR a partir de mayo de 2001, cuando Carlos Boyadjian presentó su artículo: "Petróleo y geopolítica en el Caúcaso", en tanto David W. Shin planteaba una interrogante que tiene hoy rigurosa vigencia: "La guerra del futuro: vuelta a lo básico", destacando la transición de la "Era industrial" a la "Era de la información"; y, a su vez, el Dr. Augusto Zamora , ante el terrible conflicto de Kosovo diseñó la prospectiva de un nuevo orden mundial en su artículo: "OTAN siglo XXI: la geopolítica imperial".
En julio de 2001 GEOSUR (Nº 255/256) continuó analizando la delicada y frágil situación internacional. desde Buenos Aires, el Lic. Luis Dallanegra Pedraza interrogaba, académicamente, "¿Hacia un nuevo derecho internacional?" y ante la aparición en Estados Unidos del "Documento Santa Fe IV" quien esto escribe presentó un somero estado de situación titulado : "Siglo XXI: EE.UU. y su estrategia geopolítica global". En el siguiente Nº 257/258, el V/A brasileño Dimas López Silva recordó el pensamiento de "Clausewitz: relaciones entre la política y la guerra", en tanto, la plausible trascendencia geopolítica de la guerra de Kosovo la presentaba en mi artículo "Europa Central y los Balcanes", procurando señalar las constantes geopolíticas que, desde siglos, se vienen reiterando en ese importante espacio de vinculación euroasiática.
Al comenzar el 2002, luego de los hechos del 11 de setiembre en Estados Unidos, GEOSUR (Nº 261/262) continuó profundizando los análisis. Desde Buenos Aires, nuevamente, el Lic. Luis Dallanegra Pedraza planteó: "Características del funcionamiento del sistema mundial"; desde España, el Dr. Felipe González reflexionó acerca: "El terrorismo también se globaliza"; en tanto, personalmente, volvía a plantear situaciones que no presentaban claras soluciones a favor de la paz: "¿Hacia un nuevo orden mundial?, analizando "El espacio islámico y sus claves geopolíticas", y evaluando "La sórdida guerra del petróleo en el Caspio", tres artículos que se complementaron, previamente, en columnas periodísticas.
El Nº 263/264 (marzo,2002) recibió desde Estados Unidos el medular análisis: "La geopolitica de Nicholas Spykman", realizado por el Dr. Phil Kelly y la Prof. Luisa Pérez; el del brasileño Joâo Camino: "Mahan, su época y sus ideas" ; y en relación directa con los intereses geopolíticos y geoeconómicos de América Latina, en la edición de enero se incluyó un prolijo trabajo del argentino Ramiro Podetti, referido a: "Antecedentes del MERCOSUR", y en el correspondiente a marzo, el análisis que hiciera el geopolítico peruano Gral.(r) Edgardo Mercado Jarrín: "La "guerra" de los puertos en el Pacífico Sur", tema íntimamente relacionado con los intereses económicos y estratégicos del Cono Sur iberoamericano.
Recientemente, GEOSUR tuvo la oportunidad de mantener relación directa con los destacados geopolíticos Bertil Haggman, del Centro de Estudios Geopolíticos de Suecia, institución fundada en 1988, quien nos envió su artículo: "India en el arco de la crisis"; y con el belga Robert Steucker de quien publicamos parte de una entrevista que se le realizara sobre el tema "eurasismo" particularmente respecto a: "geopolítica , Estado y tercera vía". Se incluye la opinión de Alexandr Dugin, director de la revista geopolitica rusa "Elementy" y jefe del Centro de Estudios Especiales Metaestratégicos de Moscú, sobre: "Geopolítica y fuerzas ocultas de la historia"; referido al "gran juego de Asia" el análisis de la politóloga española Marian Poves; en cuanto al "Antagonismo histórico entre mar y continente", los conceptos del filósofo y profesor de la Universidad de San Marcos (Perú), Fernando Fuenzalida. Relacionado con América Latina, la tesis de la profesora Virginia Gamba de Argentina: "Alternativas para el logro de una seguridad colectiva en Sudamérica".
Se incluyen opiniones del profesor Bassam Tibi, experto en cuestiones islámicas; del politólogo francés René Guénon; del Dr. Augusto Zamora, del profesor Alberto Methol Ferré y, finalmente, un resumen del trabajo de los chilenos Agustín Toro y Martín Pérez sobre Myanmar.

 

 

 

Trabajo enviado por:
Prof. Bernardo Quagliotti de Bellis
bquaglio[arroba]adinet.com.uy
GEOSUR (Asociación Sudamericana de estudios geopolíticos)
Secretario General de la Asociación Sudamericana de Geopolítica